ATRAPADA EN TUS MIEDOS

Inicio » BLOG » ATRAPADA EN TUS MIEDOS

Hola Maravillosa Mujer Emprendedora hablemos hoy de las consecuencias de estar atrapada en tus miedos.

Atrapada en tus miedos.

La semana pasada me regalé una hermosa mañana de playa junto a una amiga. El mar estaba movidito y daba un poco de miedo meterse. Pero al mismo tiempo, el calor apretaba, así que mi deseo mayor de refrescarme le pudieron al miedo a las grandes olas.

Internamente me dije: Pamela no vas a quedarte atrapada en tus miedos. Al agua patos!!

No le ocurrió lo mismo a mi amiga que con un ligero movimiento de cabeza y con cara evidente de pánico, me hizo saber que no se bañaría. Era evidente que estaba muerta de calor. Yo no insistí, puesto que sentí su incomodidad, así que proseguí con mi chapuzón, que fue cortito pero super super refrescante… ya conoces la sensación, verdad?

Al volver a la toalla, mi amiga tenía una carita de miedo y de envidia a la vez, por no atreverse a darse ese chapuzón tan merecido y gratificante para ella. Le dije, ¿Quieres que lo hablemos y te ayude? ¿O prefieres seguir atrapada en tus miedos?

Obviamente si no fuese una gran amiga, no se lo hubiera dicho, pero su cara GRITABA a los cuatro vientos: MIEDO VETE, que alguien me ayude!!!

Resulta que tuvo una mala experiencia en alta mar. Y el gran oleaje y el grito de los bañistas jugando a saltar las olas, ganándose unos buenos revolcones, la conectaron directamente con ese evento desagradable y sus miedos se apoderaron de ella.

Me dijo que sí quería hablarlo y liberarse de esos miedos. Que nunca hasta hoy lo había sentido así. Que ya se había acostumbrado a vivir con sus miedos, pero al verme a mi disfrutar de ese baño con el calor extremo que hacía, la habían hecho despertar y darse cuenta de que vivía atrapada en sus miedos.

“Atrapada en tus miedos”

Me contaba que me estaba observando y se decía “si ella puede y otras personas pueden, yo también podré”. Las ganas de refrescarse eran inmensas, pero aún y así los miedos no paraban de apretar y las excusas de no pasa nada, ya estoy bien aquí, no paraban de aparecer una tras otra.

Yo empecé a explicarle que era triste no aprovechar de ese momento privilegiado de darse un baño simplemente por el placer de refrescarse y sentirse bien. Y que obviamente entendía que estuviera atrapada en sus miedos, y que lo respetaba.

Desde el momento en que se había incomodado tanto, ya no estaba siendo beneficioso para ella, puesto que no estaba haciendo algo por no salirse de su zona de confort, pero que esa zona, ya no estaba siendo de confort, y la incomodaba, sin obtener ningún beneficio.

Le expliqué, que en la vida, siempre habrá miedos y que se trata de bailar con ellos, poco a poco, o rápido, depende del ritmo de cada una. Se trata de aprender a sortear cada etapa que nos parece un obstáculo imposible de superar.

Volviendo al mar, le dije que por supuesto había momentos en que había olas un poco más fuertes, pero que era suficiente con ir con confianza plena y que todo iría bien. También es cierto, que hay muchas piedras picudas en la arena, pero de nuevo, tómatelo con calma, ve despacio, a tu ritmo y ten cuidado.

Y a la vuelta, será suficiente dejarte llevar por una ola que te traerá a la orilla y te ayudará a salir.

Ella me escuchaba atentamente y me dijo, parece simple y bastante factible. Voy a hacerlo!

Se puso en pie. Le dije si la acompañaba, y me dijo: No hace falta, voy a lograrlo!

Así que con determinación y decisión se puso a andar hacia la orilla, se introdujo en el agua, disfrutó de un buen baño y salió con andares de superwoman y con una sonrisa gigantesca. Lo había conseguido. Me dió las gracias infinitas por esa charla sobre el miedo. Se sentía orgullosa y satisfecha de su gran hazaña.

La moraleja de esta historia, es que a veces, solo necesitamos que alguien nos dé un pequeño empujón para superar nuestros miedos y nos devuelva la confianza en nosotras mismas que necesitamos para superar nuestros bloqueos e ir más allá de nuestros límites.

¿Cuántas veces en tu día a día y en tu emprendimiento, te bloqueas y te quedas atrapada en tus miedos, muchas veces provocados por experiencias del pasado, o por creencias que aprendiste de terceros? Y así pasa la vida, privándote de vivirla como deseas y mereces.

No dejes que tus miedos te dominen. No te quedes atrapada en tus miedos. Vive tu emprendimiento y tu vida sintiéndote orgullosa y satisfecha de quién eres y de cada paso que das.

Cuéntame: ¿Qué miedos te están bloqueando y no te dejan avanzar en tu emprendimiento? Me encantará leerte en los comentarios.

Quieres saber más sobre cómo ser una MUJER L.I.D.E.R, inscríbete al BLOG aquí y además de recibir un REGALO, serás la primera en enterarte de las NUEVAS PUBLICACIONES y las NOVEDADES para llevar tu VIDA personal y profesional a alcanzar tus sueños. Si aún no lo has hecho, no esperes más, únete a la TRIBU de MUJERES L.I.D.E.R. y disfruta de una vida de abundancia, felicidad, plenitud y llena de éxitos.

¡COMPARTE este artículo en tus Redes Sociales usando los botones que encontrarás aquí abajo!

Por |2020-08-19T14:49:19+00:00agosto 19th, 2020|Coaching, Emprendimiento|Sin comentarios

Sobre el Autor:

Pamela Nadal
Coach y Mentora Empresarial. Experta en Liderazgo y Comunicación Personal **** Si eres coach, terapeuta, formadora, consultora te llevo de la mano a lanzar y liderar un negocio digital exitoso.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.