Motivación y Emprendimiento no siempre van de la mano.

El camino del emprendimiento es un camino de emociones donde la mente se interpone a cada paso que das… eso creo que es de sobras conocido por ti que me lees.

Es un camino en el que aprendes a conocerte, no sin antes tener que desprenderte de una identidad que ya no es la tuya. Si intentas contar esa sensación extraña a tu entorno, nadie te entiende y además, todos te dicen que vuelvas a la rueda del trabajo clásico, pero tú, sientes en lo más profundo de ti, que hay algo más esperándote, aunque muchas veces no sepas hacia dónde va ese camino.

El gran obstáculo, es que desde que siembras la semilla de la idea de tu emprendimiento, hasta que el árbol echa raíces y florece, puede pasar demasiado tiempo y eso crear un desequilibrio entre motivación y emprendimiento.

Cuanto más miedos, inseguridades, creencias, bloqueos y heridas haya en tu ser, más largo se hará ese camino.

Te entiendo perfectamente, yo he estado en ese mismo lugar, en el que le pones ganas, acción, esfuerzo pero los resultados son nulos o escasos y motivación y emprendimiento empiezan a verse amenazados. Te voy a dar el mayor secreto que he descubierto. Todo es una cuestión de alineación.

 

Todo es cuestión de alineación.

 

Si te llegan momentos de bajón con tu emprendimiento en los piensas que no sabes si esto va a funcionar, o que es demasiado esfuerzo para tan pocos resultados, te invito a leer con atención el post de hoy.

Quiero que sepas que si estás aquí y eres emprendedora, no es casualidad y tampoco es porque te levantaste una mañana diciendo “mira, voy a montar mi empresa”. Si no que te has convertido en emprendedora porque hace tiempo que venías sintiendo una gran pasión dentro de ti para servir y acompañar a personas a lograr una transformación y hacer de este mundo un lugar mejor.

El problema, es que el camino del emprendedor no es tan fácil como pensaste. Veo cómo tantas emprendedoras empiezan con muchas ganas y energía por llevar adelante su pasión y contribuir a un mundo mejor, pero también como mueren lentamente pero firmemente. Y la verdad es que me da mucha pena.

Pueden haber distintas causas, pero dos causas que identifico muy a menudo que provocan esta ruptura entre motivación y emprendimiento son:

  1. No saber A DÓNDE vas.
  2. No saber POR QUÉ lo haces.

 

Quizás te identifiques con ellas. Su volumen de facturación está estancado o hace aguas, los clientes quedan abandonados en listas y la motivación disminuye a marchas forzadas porque todo supone un gran esfuerzo y gasto de energía.

Y todo ello no tiene nada que ver con la falta de competencias o de habilidades. Al contrario, todas esas emprendedoras, son en su gran mayoría, excelentes profesionales y poseen una fuerza increíble. Pero esa fuerza está contenida, encerrada, burbujea por dentro sin encontrar una salida.

 

¿Entonces qué está pasando?

Esto es lo que veo yo en mis procesos de acompañamiento:
Cuando llegan, vienen cabizbajas, porque ven cómo otras emprendedoras lo consiguen y dicen que es fácil, que no cuesta… y ellas se están dejando la vida en ello y en muchas ocasiones han perdido la confianza en sus capacidades y en que eso sea posible. Y la verdad, es que cuando logras alinearte, es así, fácil, fluido, motivador,..

Lo que pasa, es que ellas no han encontrado dónde ni cómo canalizar esa fuerza. No han construido la base sólida y el enraizamiento necesario para expresar esa fuerza y permitir así la expansión de su negocio.

Esta base sólida y de enraizamiento tiene un nombre: GRAN POR QUÉ.

Esto provoca una falta de alineación entre el lugar en el que te encuentras y el lugar en el que tu fuerza debería estar.

 

Esta falta de alineación en tu emprendimiento, de no saber tu GRAN POR QUÉ, está provocando un quiebre entre motivación y emprendimiento. Y hace que empieces en un punto erróneo y te dirijas a un destino desconocido y no siempre deseado gastando tiempo, energía y dinero.

 

¿Qué necesitas para determinar tu GRAN POR QUÉ?

Para estar alineada a tu negocio, debes tener una claridad aplastante y absoluta de tu gran POR QUÉ…. porque como bien sabes, el emprendimiento, puede ser una montaña rusa de emociones en las que motivación y emprendimiento no siempre irán de la mano y por lo tanto necesitarás conectarte a tu gran por qué para seguir avanzando aún y en la incertidumbre.

1.Empecemos primero por lo que NO es un GRAN POR QUÉ:

Si ya tienes tu Por Qué, pregúntate con total honestidad, hasta que punto es potente. ¿Se trata de algo mental o sale de lo más profundo de tus entrañas?

A menudo, me encuentro que ese “por qué”, está lejos de estar en el nivel máximo del potencial de la emprendedora, y se trata de algo muy débil o construido a partir de la resistencia a los miedos, y no de la liberación de estos.
Algunos ejemplos de “por qué’s” débiles: para ser libre, para crear una vida a mi estilo, para no tener jefes, para sentirme plena o realizada, …

 

¿Puedes sentir la falta de energía, de pasión y de ambición?

Estas razones son buenas cuando te lanzas. Es decir, son buenos desencadenantes para pasar a la acción y dejar de ser asalariada para ser emprendedora, a menudo tras un burn-out o estrés excesivo. PERO no es con un “Por qué” tan débil, que podrás atravesar las grandes tormentas del camino del emprendimiento.

Un GRAN POR QUÉ, es el que te hará persistir y emocionar durante tu emprendimiento, ese que te dará la fuerza para continuar cuando estes en las kkitas más profundas.

 

2.Los “por qué” construidos por los miedos:

Estos “por qué” están construidos por la mente, las falsas creencias sobre una misma y el mundo, respondiendo a una lealtad familiar, o a un comportamiento políticamente correcto , para no disgustar o no escandalizar a nadie.

 

Este tipo de por qué, hará que tu emprendimiento se caiga como un castillo de naipes al mínimo imprevisto o al mínimo resultado negativo o a la mínima crisis.

 

Ahora que ya conoces lo que no es un “por qué”, veamos lo que sí es un GRAN POR QUÉ:

Un GRAN POR QUÉ, es algo trascendente, algo que viene del corazón, de tus entrañas. Y un Gran Por Qué, no se fabrica, viene de lo más profundo de tu ser. Y este es el punto de partida de un NEGOCIO ALINEADO.

 

¿Un negocio alineado con qué?

Con tus valores, tu personalidad, tus talentos, tus habilidades y tus aspiraciones.
Se trata de escuchar tu corazón y hacerle caso. Construir un negocio alineado a tu alma, escuchando ese gran POR QUÉ que te permita crecer con fluidez y sin tener la sensación que todo cuesta. Ese que te dará una comunicación magnética.

Hablemos ahora de tu alineamiento o desalineamiento.

¿Te ocurre esto?
  • ¿Está agotada, frustrada y desmotivada en tu emprendimiento?
  • ¿Estás aburrida, no te diviertes, tu proyecto no te alimenta positivamente?
  • ¿Los clientes y el dinero no llegan?
  • ¿Sientes que no estás en tu lugar o te sientes fuera de lugar?
  • ¿Tienes la impresión de que una fuerza burbujea en tu interior pero no sabes cómo expresarla?
Estos son los signos de que no estás haciendo lo que realmente quieres hacer, eso que tu alma te pide a gritos. Necesitas saber tu Gran Por qué antes de seguir construyendo tu emprendimiento.
Cuanto te alineas con eso que deseas hacer, con tu POR QUÉ, abrazando eso que tanto miedo te da, te permites ser. A partir de aquí puedes crear una comunicación alineada que se convierta en imán para tu audiencia.

¿Y por qué nos desconectamos?

Porque tu ego y tu mente están entrenados para hacer lo que crees que se espera de ti y no lo que realmente quieres hacer. Si te quedas en la parte mental, tu motivación y emprendimiento jamás se encontrarán y se darán la mano y cuanto más avances, más se apoderará de ti la confusión y la frustración. No obstante la mente la necesitamos para que sea tu aliada.

¿Quieres que te acompañe a encontrar tu GRAN POR QUÉ que te permita atreverte a vender(te), a comunicarte de manera auténtica y a recuperar tu confianza y legitimidad para tener más visibilidad, mayor impacto y atraer más y mejores clientes en el mundo digital?

Ellas dicen:

“Pamela es una persona muy agradecida y atenta, ideal como acompañante para estos procesos. Me sentía saturada y con demasiadas cosas en mente. Me sentía al borde del burnout por no saber gestionar ese estrés de no alcanzar todos mis objetivos. Esa angustia se reflejaba tanto a nivel personal como profesional. He conseguido claridad mental. Ahora tengo prioridades bien definidas. Y he conseguido una visión estratégica que me permite tomar mejores decisiones. Estoy muy contenta, porque me ha aportado tranquilidad y calidad de vida. Recomiendo realizar este proceso, sobretodo a personas que quieran liderar sus negocios y alcanzar más y mejores resultados desde la tranquilidad. – Isabel M. – CEO ISMONA Europa sl

 

“Pamela es pura energía y sensibilidad. Estaba perdida y confusa, no sabía cómo actuar para ser una empresaria, creativa y segura. Tenía mucha inseguridad. Me ha devuelto la energía. He aprendido a organizarme, me conozco, me siento segura 100%, ya no tengo miedo. Ahora me comunico mejor. Pamela te acompaña para empoderarte, descubrir tus propias herramientas, salir de tu zona confort, marcarte tus propios objetivos, nuevos hábitos y todo esto con constancia para llegar a tu felicidad y resultados deseados. Lo recomiendo totalmente. Los resultados son espectaculares. Me llevo el nacimiento de la nueva Silvia , confianza, fuerza, ilusión y seguridad. Silvia F. – CEO Hair Restyling designer

 

¿Cómo funciona?

Coges una sesión estratégica conmigo de 30/45 minutos. Y juntas evaluamos si puedo ayudarte en ese camino. Necesito conocerte para saber si soy la persona indicada para ayudarte, y si tú eres la persona indicada para que yo te ayude. Aunque si estás leyendo este artículo puedo decirte que ya estás en camino de estar lista para que pueda acompañarte.
Si después de nuestro intercambio, sé que puedo ayudarte, te haré la propuesta para que trabajemos juntas. Si no, podrás irte con una buen dosis de motivación y energía positiva.

Si estás lista… Puedes escoger un horario aquí: ESCOGE TU SESIÓN ESTRATÉGICA AQUÍ.

Por cierto, abro grupos de acompañamiento pequeños porque quiero estar al 200% involucrada en tu proyecto para que brilles como mereces. Así que si estás dispuesta a ir un paso más allá, vamos a ello.

¡COMPARTE este artículo en tus Redes Sociales usando los botones que encontrarás aquí debajo!

Puedes descargarte las GUÍAS:

Con cariño,

Pamela